Tácticas para una navidad sin sobrepeso

¿Por qué esperar a enero para bajar de peso si puedes hacerlo hoy? Si crees que esto implica cohibirte de celebrar estas equivocado. Te invito a festejar la navidad y la victoria de ser una talla menos antes de terminar el año.

La celebración navideña suele dejarnos varios kilos extra, un montón de arrepentimiento por comer en exceso y, nuevamente, la promesa de empezar a hacer dieta y ejercicio el año entrante. Sin embargo, este típico panorama puede cambiar si haces unos pequeños ajustes en tu rutina.

Todo depende de la forma en la que veas las cosas. Puedes pensar que ya es demasiado tarde como para empezar algo que debiste iniciar hace 330 días y cancelar la vigencia de tu promesa antes de tiempo, o también puedes ver que aún no ha expirado y que tienes 35 días para cumplir ese compromiso que has postergado durante casi un año. Yo le apuesto a lo segundo porque 35 días de cambios en tus hábitos te permitirán ver y sentir una mejor versión de ti.

Estas son mis 6 tácticas para lograr celebrar un diciembre tan feliz como equilibrado:

01

 

No al sedentarismo

En una época cargada de festejos que giran en torno a una mesa repleta de comida necesitas empezar a planear la manera en la que ‘gastarás’ las calorías extras que vas a ingerir y la manera más eficaz para hacerlo es moviendo tu cuerpo. Métete en la cabeza que hacer ejercicio es indispensable para no acumular, en nuestro organismo, los excesos de la gastronomía decembrina. “El ejercicio es vital para mantener un balance entre el ingreso y ‘egreso’ calórico”, dice Luis Miguel Martínez Bejarano, especialista en nutrición deportiva y clínica.

Además, diciembre es una época en la que entrenadores personalizados y gimnasios ofertan planes promocionales de los que te puedes beneficiar ahorrando dinero. Si prefieres algo más privado, también puedes recurrir a las rutinas en casa. En mi próxima columna te invitaré a un reto de 20 días de ejercicio y alimentación para bajar de peso antes de que termine el año.

 

02

Después del almuerzo: cero harinas, cero dulces

Este es un punto muy controversial. Los nutricionistas discrepan sobre él. Unos dicen que los carbohidratos son necesarios en las tres comidas diarias, mientras otros aseguran que no lo son y que se pueden sustituir por alimentos que aporten más nutrición a nuestro cuerpo. Yo estoy de acuerdo con lo segundo y lo he podido comprobar. Siento que las harinas, especialmente las refinadas, después del almuerzo hacen que me digestión se sienta ‘pesada’ y mi cuerpo inflamado. Por eso, cuando quiero perder peso, tener un abdomen más plano y sentirme más liviana limito el consumo de harinas y, obviamente, de dulces.

Ahora, esa limitación puede generar -en algunas personas- un alto nivel de ansiedad a tal punto de llevarlas a una recaída hipercalórica y sacarlas del camino que habían decidido iniciar. Así que, para quienes no pueden imaginar una vida con solo dos harinas al día, lo mejor será aprender a sustituirlas y yo te voy a contar cómo en mis Versiones fit de los alimentos fat.

 

03

Embolata el hambre mental, entre comidas

Y no se trata de dejar de comer. Se trata de comer con conciencia, es decir comer para alimentar el organismo. Claro, tiene que ser placentero, pero hagámoslo equilibradamente porque si siempre nos dejamos llevar por el hambre ‘de la mente’ terminaremos saciando nuestra necesidad con embutidos, malteadas y deliciosas chucherías que, al final, de nutrición pocón, pocón.

La propuesta es 1. Tener una botella con agua y beber al menos 3 al día. Si te aburre agrégale unas goticas de zumo natural de limón, naranja o la fruta que prefieras. 2. Lleva contigo una porción (Un buen puñado) de semillas y frutos secos en ‘versión cruda’, sin aditivos o sal. Cuando la sensación de hambre llegue recurre a ellos. Hay una gran cantidad de snaks saludables que te ayudarán a controlar la ansiedad, alimentándote y manteniéndote lejos de las tentaciones. Mira más opciones en nuestra tienda y recuerda que estarán al alcance de tus manos a tan solo un clic.

Así, cuando menos lo pienses se ha pasado el día y tú embolataste el hambre mental y continúas camino a tu objetivo.

 

04

Comer sano no es lo mismo que comer para bajar de peso

Seguro te ha pasado que te sientes tranquilo con tu consciencia porque comes sano, pero te frustras cuando notas que no bajas de peso. La respuesta está en que debes comer conforme al objetivo que tienes. Si quieres perder peso tienes que ser muchísimo más estricto con lo que comes, las cantidades que comes, los horarios en los que comes y como los comes (preparaciones y acompañamientos).

Un ejemplo perfecto para este tema lo comparte Sascha Barboza, una fitness trainer a quien le creo porque habla con argumentos veraces y fuentes profesionales. Cuenta como muchas personas piensan que, cenando un plato de yogurt, fruta, cereal y miel, bajarán de peso porque todos son alimentos muy saludables. Y si, lo son, pero juntos y en la noche son una bomba de calorías que no te ayudará con tu objetivo.

Para perder grasa corporal es indispensable un déficit calórico y tiene que ser responsable. ¿Cómo? a través de una dieta equilibrada en la que ingiramos menos energía (alimentos) de la que gastamos. Y en este sentido hay 3 claves que debes empezar a tener en cuenta para no cometer errores: 1. Empezar a mirar la información nutricional para poder calcular las calorías consumidas, 2. Huirles a las comidas procesadas (menos ingredientes, más saludable) 3. Una porción de proteína y una de verduras serán las mejores aliadas en tu proceso para alcanzar la meta.

No te desanimes, esto no será para siempre, una vez hayas alcanzado el peso ideal, mantenerlo será más sencillo porque no solo te habrás acostumbrado a los hábitos saludables sino, además, empezarás a entender cómo funciona tu cuerpo, qué darle o qué quietarle para que se vea como lo deseas.

05

Cámbiate a las versiones fit de tus recetas fat

Iniciar una dieta balanceada no debe representar grandes sacrificios. Actualmente, existen un mundo de posibilidades para reinventar tu menú favorito. Se trata de darles la oportunidad a los sustitutos saludables de los ingredientes tradicionales que engordan e inflaman nuestro cuerpo. No necesitas hacer un master para aprenderlo. En nuestra Web encontrarás diversos productos para tener una alacena que te ayudará a perder peso sin sacrificios, además de artículos que te cuentan cómo usarlos para crear todo tipo de delicias.  

Encuentra sabrosas ideas en Versiones fit de los alimentos fat y empieza un cambio positivo ahora.

Si logras vencer los obstáculos y tomar estos 5 atajos para un camino que te llevará a encontrar una figura más armoniosa y un cuerpo más sano no querrás volver a dar un paso atrás. Entenderás que una vida sana también puede ser placentera y que sentirte bien contigo mismo es la mejor recompensa a tu disciplina y esfuerzo.

Share This

Share this post with your friends!

0